El próximo día 10 de noviembre los españoles estamos llamados de nuevo a las urnas. Sí, otra vez. Y ya van… Hemos perdido la cuenta, por desgracia.

Una gran mayoría de los españoles estamos cansados de la situación política que estamos viviendo: falta de acuerdos que nos lleven a gobiernos estables, insultos cruzados a diario, promesas electorales una y otra vez…

Pero una de las cosas que verdaderamente los españoles no toleran, y me incluyo yo también, es el enorme gasto que esto va a suponer (otra vez) a las arcas de nuestro país, arcas en las que colaboramos todos y que de nuevo van a tener que sufragar los comicios.

La cifra asciende a más de un centenar de millones de euros. Y eso no sólo no nos gusta sino que nos enfada y nos hace reflexionar mucho.

El Partido Popular ha hecho pública su renuncia a toda la publicidad exterior que viene siendo habitual utilizar durante las campañas (carteles, banderolas, pancartas…), compartiendo así de esta manera el hartazgo de los ciudadanos ante la nueva convocatoria de elecciones.

Es la hora de las propuestas serias, de las alianzas, de los pactos en beneficio de los ciudadanos y no del despilfarro. Y la propuesta del PP es buena.

Hay otra cosa que los ciudadanos podemos hacer para reducir el coste electoral, y es muy sencilla: renunciar al envío de propaganda electoral en esta convocatoria de elecciones.

Yo ya lo he hecho, es tan sencillo como realizar un trámite electrónico a través de la página del Instituto Nacional de Estadística, y de esta manera no contribuyes al gasto electoral.

Con este simple gesto, colaboraremos a reducir el gasto electoral. YO YA LO HE HECHO, ¿TE ANIMAS?

CLICK AQUÍ