El pasado 28 de julio el PP de Marratxí presentó una moción en el Pleno del Ajuntament, en la que pedíamos instar al Gobierno Central a respetar y garantizar la autonomía y los intereses de los ayuntamientos, y que la gestión de los recursos económicos y el superávit fuera de los propios ayuntamientos y no de gobiernos supramunicipales, pudiendo así impulsar aquellos servicios, medidas e infraestructuras de sus respectivos municipios y así implementar planes de reactivación necesarios para superar la crisis causada por la COVID 19.

Con una transacción del equipo de gobierno aceptada por el Grupo Popular, la moción fue aprobada por UNANIMIDAD, cosa que nos alegró a todos. Siempre he pensado que la unidad política en este tipo de decisiones es muy importante, y esa fue la sensación con la que salimos del Pleno.

Ahora, tan solo unos días después nos enteramos de que el presidente Sánchez pretende “quedarse” con todo nuestro dinero, con el dinero que han ahorrado los marratxiners durante años, gracias a la tan machacada Ley de Estabilidad Presupuestaria o también conocida como Ley Montoro;  y eso ni lo podemos ni lo debemos consentir ninguno de los partidos políticos presentes en Marratxí.

Una votación en la Federación de Municipios y Provincias de España (FEMP) en la que solo el PSOE ha estado a favor nos va a llevar a un auténtico “expolio” en todos los ayuntamientos de España.

Desde luego el Partido Popular está en contra de semejante decisión insolidaria y contraria a los postulados del mismísimo presidente Sánchez que, estando en la oposición, pedía exactamente lo contrario de lo que está haciendo en estos momentos.

Esperamos que los gobernantes de nuestro municipio (PSOE – MÉS – El Pi) tampoco lo consientan y, sobre todo que sean fieles al voto favorable que dieron en el pasado Pleno y luchen y trabajen para que ese dinero, recaudado por todos, se quede en nuestro municipio.

Si no trabajan en este sentido, estaremos nuevamente ante una INCONGRUENCIA más de las que nos tiene acostumbrado este equipo de izquierdas que gobierna en Marratxí. Esperemos que sepan qué intereses tienen que defender, y que si no son capaces de mantener su palabra al menos sí mantengan su dignidad marchándose a su casa.